El proyecto se ubica en un lote urbano entre medianeras. La función de quincho para la vivienda existente fue no solamente constituir el espacio interior, sino éste en su relación al espacio exterior, en principio escaso para la vivienda existente. 
La etimología de la palabra quincho implica una construcción casi sin arquitectos, solo abarcando columnas y un techo de paja, para generar sombra en el momento del año de su mayor uso: los meses cálidos. Suelen ser de perímetro libre, es decir, cada una de sus fachadas es accesible. En este caso, al tratarse de un lote limitado por medianeras existentes, el proyecto simplemente son tres vigas sosteniendo tres losas, cumpliendo cada una con su función. Una primera losa arma un espacio interior alto, invitando al habitante a generar encuentros, reuniones, etc. Una  segunda losa contiene los espacios de servicios, generando una altura menor. Es en la diferencia de altura entre ambas que la visual hacia la vegetación existente exterior se repite. Por último, la tercer losa vuelve a generar un espacio de guardado dentro de la intervención patio y quincho.  Todos estos elementos estructurales quedan vistos, para que cada uno exprese su materialidad dentro y fuera de la intervención. 
Equipo: Adolfo Schlieper, Facundo Marinelli
Año: 2019/2020
Fotografías: Luciano Scarponi
Cálculo: Ing. Roberto Paloma
Back to Top