En un entorno ampliamente dominado por la naturaleza, nos encontramos con el sitio de intervención con características peculiares, ya que incorpora dos ámbitos paisajísticos: el campo, la llanura argentina, extendida hasta niveles infinitos; y el bosque, la masa arbórea, que domina gran parte del terreno, generando paisajes boscosos.
El encargo por parte del comitente fue una vivienda donde pasar los días de los fines de semana, con la posibilidad de generar espacios de encuentro y también posibles estadías por más tiempo. Además, aprovechar una gran superficie del lote para el dominio y adestramiento de caballos.
La primera decisión proyectual fue, dentro del gran lote, ubicar la vivienda. Decidimos emplazar la misma en transición entre arboleda-llanura para poder contar con visuales hacia los dos paisajes dominantes. Es así que el ingreso se realiza por una galería semicubierta, con la opción de cerrarse por completo, hacia dos espacios distintos. Por un lado, el estar-cocina-comedor, un único espacio con visuales directas hacia la gran arboleda de ingreso al lote. El otro ingreso se dirige hacia el dormitorio en suite con una amplia visual hacia el suelo llano. El habitante tiene en todo momento relación con la naturaleza, desde los momentos compartidos en el espacio social de la casa, hasta los más íntimos en el dormitorio principal.
El aspecto formal de la casa no es algo casual, sino que responde a esta búsqueda por relacionarnos visualmente con el paisaje, es por ello que las cubiertas se inclinan y generan esta apertura visual. Además, dicha inclinación permite recoger el agua de lluvia que culmina su recorrido en una terraza verde en la losa plana de la galería que divide los dos ambientes principales de la casa. El agua sobrante, por otro lado, va a un sistema de caída libre mediante canaletas hacia dos piletones en la terraza abierta, como posible fuente de hidratación de los amigos del cliente: los caballos.  
La materialidad de la casa responde al carácter estereotómico y telúrico que considerábamos para esta vivienda en este emplazamiento. Por ello pensamos que el hormigón visto, tanto en el interior como en el exterior, respondía a esta premisa del lenguaje arquitectónico adoptado.
Equipo de proyecto: Adolfo Schlieper, Cintia Colazzo
Ejecución y dirección técnica: Ing. Marcelo Donatti
Cálculo estructural: Ing. Matías Hagge
Año: 2020/2021
Fotografías: Arq. Walter Gustavo Salcedo
Back to Top